Vehículos versus Cenizas y Arenas Volcánicas

Como cuidar nuestros vehículos de las cenizas y arenas volcánicas, dada nuestra realidad actual con la caída de estos materiales en Argentina y Chile.

Antes de ir al tema principal, vamos a analizar los componentes de la ceniza o arena volcánica, está compuesta por partículas microscópicas de roca, lava petrificada y vidrio, con una alta probabilidad de contener azufre (según los análisis de este caso en particular con no contienen azufre). Se trata de una combinación muy ácida y abrasiva tanto para la pintura, la chapa, los metales, los vidrios, los plásticos y gomas de un auto. Las partículas de cenizas son sustancialmente más grandes, pesadas y abrasivas que las del polvo común.

El ingreso de gran cantidad de cenizas finas (las que caen, más las que levantan otros autos) por las tomas de aire, tapan el filtro rápidamente. Las partículas muy finas pueden traspasar el filtro mezclarse con el aceite en los cilindros y rayan los cilindros del motor, logrando en poco tiempo perder compresión.

¿Como lavar los vehículos?

A-Como lavar los vehículos
B-Lavar con abundante agua la carrocería para remover la mayor cantidad posible de la ceniza depositada sobre la superficie del vehículo.
C-Lavar la carrocería con un shampoo con pH neutro para neutralizar los componentes ácidos y sulfurosos de las cenizas.
D-No uses baldes para enjuagar los trapos y cepillos con los que se lavará el auto, para evitar que las partículas de cenizas se depositen en el agua y vuelvan a impregnar los elementos de limpieza.
E-Mientras se limpia con una esponja suave mantener la carrocería siempre mojada. De esta manera, la pintura del auto permanecerá lubricada y se reducirán los riesgos de producir rayones.
F-Prestar especial atención a la limpieza de los limpiaparabrisas. Si alguna partícula de ceniza permanece sobre ellos podrá causar rayones en la superficie de los vidrios.
G-Enjuagar con buena cantidad de agua para remover los restos de shampoo.
Secar el auto con trapos de microfibra de buena calidad o de cuero sintético.
H-Si es necesario, aplicar cera, tratamiento con teflón o cremas pulidoras para brindarle a la carrocería una protección más fuerte y durable. Esto ayudará también a establecer una barrera contra los componentes ácidos de nuevas lluvias de cenizas.
I-Repasar neumáticos y burletes con productos especiales para el tratamiento de gomas.
J-Lavar el auto con frecuencia hasta que cese la caída de cenizas.

También penetran en todos lados y por el efecto corrosivo que tienen las cenizas, generan daños importantes en los frenos, en la dirección, cerraduras, como también problemas eléctricos debido a la alta conductividad de las mismas en estado húmedo. También generan abrasión de la carrocería, consiguiendo al poco tiempo que la misma se oxide.

Los vehículos también presentan un problema importante para la comunidad, ya que al transitar, resuspenden cenizas en el aire causando una disminución en la visibilidad, prolongando los inconvenientes de calidad del aire y limpieza.

Si fuera posible, evite conducir, ya que las cenizas son dañinas para los vehículos, los caminos pueden estar resbaladizos y el paso de los vehículos levanta las cenizas al aire, lo cual causa poca visibilidad y puede ser dañino o irritante para los demás
Si es imprescindible conducir, hágalo despacio, encienda las luces de su vehículo y limpiador de parabrisas. No use los limpiaparabrisas si hay cenizas secas sobre el, pues puede rayar el vidrio. Si la lluvia de cenizas fue espesa, sólo debe usarse el vehículo para una emergencia. Use agua embotellada y un trapo para limpiar los parabrisas como se requiere, esto puede ser cada escasa decena de metros
Cambie el aceite y los filtros de aceite (cada 100-150 kilómetros si el polvo fue espeso, cada 1000 -1500 kilómetros si fue liviano)
No conduzca sin filtro de aire. Si no lo puede cambiar, limpié soplando aire desde adentro hacia fuera. No lo cambie hasta notar una fuga de polvo en el motor, ya que un filtro sucio es más efectivo que uno limpio
Limpieza de su auto – limpie la ceniza del interior de su motor, cajuela /maletero y receptáculo para la rueda auxiliar, lo mismo que el área de asientos. Cepillar las cenizas del auto puede rayarlo.
Lleve a un servicio de limpieza del sistema de frenos cada 100 -150 kilómetros para las carreteras sinuosas, y cada 300 – 800 kilómetros si los depósitos de polvo son densos
Haga limpiar el alternador con aire comprimido si hubo alta acumulación de polvo, cada 1000 -1500 kilómetros, o después de una alta exposición a cenizas.
Limpie su vehículo, incluyendo el motor, radiador y otras partes esenciales diariamente, si es necesario, usando agua para enjuagar la ceniza.
Lavar el motor con una manguera de jardín o un limpiador de vapor. Asegúrese de sellar las entradas de aire y los componentes eléctricos antes de limpiar.